Cuando eres padre y autónomo es muy complicado conciliar tu vida laboral y familiar. Si trabajas en casa muchas veces terminas no trabajando de verdad porque ocupas tu tiempo con tareas de la casa y otras muchas veces no puedes dedicarle tiempo a tu familia debido a la carga de trabajo que supone ser autónomo…

¿Cómo conseguir el equilibrio perfecto entre familia y trabajo? Hoy os traemos 4 trucos básicos para convertirte en el mejor padre autónomo.

 

1. Elimina el multitasking

 

Hay varios estudios que demuestran que el cerebro es menos productivo si realiza 2 tareas a la vez, ya que no eres capaz de priorizar las cosas importantes de las que no lo son. Sigue tu lista de tareas y asígnales un tiempo determinado a cada una. Utiliza herramientas de productividad como TrelloEvernoteBasecamp o el tan conocido Google Calendar. Puede ayudarte mucho realizar listas de objetivos o los llamados «To Do List». Además te dejamos aquí una forma de hacerlo en detalle y una plantilla descargable para organizar tus tareas diaria, semanal y mensualmente.

Se trata de que priorices tus tareas y objetivos de la siguiente manera:  

  • Daily, define tus tareas diarias y realízalas para llegar en tiempos a todo lo que te propongas.
  • Weekly, trata de establecer objetivos semanales que estén enfocados a tus objetivos principales del mes. Así podrás hacer un seguimiento real.
  • Monthly, mes a mes debes plantearte objetivos claros y asequibles. Hay veces que es muy productivo ser consciente de todo lo que está fuera de tu alcance para saber que no es una prioridad.

Es algo parecido a esto de aquí abajo, en este caso un weekly. En la captura te mostramos una demo de cómo puedes estructurar las tareas de tu próximo lunes.

Un recurso de productividad muy sencillo que te traemos para que puedas descargar ahora:


2. Aprende a gestionar tu tiempo

 

Márcate un horario laboral y comprométete a ceñirte a ese horario. Si piensas en hacer algo hasta que acabes, no acabarás hasta las 12 de la noche, pero si te pones un horario de 9 a 6, por ejemplo, te acostumbrarás a tenerlo todo hecho para las 6.

Crea un plan de acción, con unos objetivos posibles y medibles y metas a largo y corto plazo. Cada semana divide tus metas en tareas concretas y agéndalas con día y hora. Así cada día al comenzar podrás revisar tu agenda y en tu tiempo libre olvidarte de todo lo que tenga que ver con el trabajo.

Haz listas de cosas pendientes por prioridades para poder colocarlas en tu agenda cuando encuentres un hueco o en la planificación semanal. Y lo que menos te guste hazlo primero, si lo dejas para última hora cuando ya estés cansado nunca lo harás.

 

3. El lugar de trabajo

 

Crea un espacio de trabajo que solo utilices para trabajar, no uses la mesa del comedor, el salón o de la cocina. De esta forma tu mente podrá separar mejor el tiempo de trabajo del tiempo familiar y de ocio. Si tienes una casa con poco espacio una mesa plegable o anclada a una pared cumplirá la función que buscas. Además, haz que sea un espacio agradable, busca un espacio con buena luz y temperatura, compra auriculares de bloqueo de ruido, pon una planta (mejoran la productividad y eliminan estrés).

Elimina distracciones. Para separar trabajo de familia lo más eficaz es apagar el teléfono. Hazte con una tarjeta propia para trabajo, ahora la mayoría de smartphones cuentan con 2 entradas para tarjeta, así cuando estés fuera de tu horario podrás silenciarla o quitarla directamente. Y cuando estés trabajando quita de tu espacio de trabajo móvil, tabletas, silencia redes sociales, etc. Te concentrarás mejor y aumentará tu productividad.

 

4. Programa descansos

 

Tiempo para ti: ¿Tiempo para mi siendo autónomo y padre? Se oyen las carcajadas desde aquí, lo sé, pero es importante que también saques tiempo para ti y lo mejor para ello es prográmartelo. 1h de ejercicio los domingos, una película después de cenar o ver la champions tranquilamente… Depende de este tiempo que mantengas tu salud mental.

De trabajo: Cada 2-3h prográmate un descanso de 15-30 minutos, además del tiempo para comer, para tomarte un café, una fruta o pasear, volverás más centrado y serás más productivo.

Para los tuyos: Fuera del trabajo no pienses en el trabajo, céntrate en lo que estés haciendo, ayudando con los deberes a tu hijo, yendo a comprar, haciendo la cena, tomando algo con tus amigos… Cierra el correo y apaga el teléfono del trabajo, como te hemos dicho antes.

 

 

Si ahora mismo llevas un lío en la cabeza no te preocupes.

Se resume todo en una frase:

«To do o or not to do»

 

 

¿Te ha parecido útil? ¿Qué te gustaría que te contemos en los próximos artículos? Cuéntanoslo todo en comentarios.

 

¡Y no te olvides compartirnos para que podamos llegar a más gente!