Son varios los elementos que componen una campaña de publicidad y, de todos aquellos que no forman parte del mensaje en sí pero que lo acompañan y refuerzan, la música es uno de los más importantes. La música tiene un gran potencial para transmitir información, establecer un vínculo emocional con el consumidor y para asentar en su mente ciertos valores de marca.

Las empresas utilizan este recurso habitualmente para muchas cosas, desde en su publicidad hasta como elemento de control del flujo de clientes en retail. Por ejemplo, los supermercados emplean música suave cuando menos clientes hay para mantenerlos en la tienda recorriendo los pasillos, mientras que en una tienda de ropa usarán música más animada y a mayor volumen para favorecer las compras por impulso.

A través de la música se genera un mayor engagement, ya que apela a la emotividad, los sentimientos del receptor. Y a esta parte del subconsciente que no podemos controlar se asocian muchos impulsos de compra.

Por supuesto, el poder de la música en la publicidad no está únicamente en cómo influye en nuestras emociones y en cómo aporta significados de una manera inconsciente, sino que también puede ser un importante elemento como contenido y como experiencia.

La canción del verano

La música de tu publicidad debe ser parte fundamental del mensaje para integrarse en el contenido de marca y convertirse en parte del mismo. Es lo que hacen algunos anuncios que tienen canciones que se convierten en icónicas, aunque no sean parte del mensaje de marca, y que ayudan a transmitir los valores de la compañía.

No hay más que pensar en las campañas de Estrella Damm y cómo durante varios años crearon la canción del verano, o cómo la canción “I want it all” de Queen que ahora asociamos automáticamente con Medamarkt.

Jingles

También hay que sumar a esto los jingles de marca y cómo son una de las maneras más pegadizas de transmitir los mensajes que las marcas quieren vender.

La canción del ColaCao, el turrón El Almendro, el jingle de la Nocilla… Comenzaron como reclamos a la compra y de refuerzo de la marca, pero hoy son parte de la cultura del país y no hay una persona que no los conozca.

Logos sonoros

Muchas marcas han empezado a integrar el audio en su estrategia de marketing creando audio logos que mejoran la identificación de la marca. Debe ser un elemento diferenciador, pegadizo y lo suficientemente flexible como para ser usado en los diferentes puntos de contacto relevantes de la marca.

Los logos sonoros, que tienen desde Intel a McDonald’s pasando por Mercadona, no son melodías ni ruido de fondo, sino un sonido que lleva al consumidor a pensar directamente en la marca y en su identidad. Se han integrado además en la idea de que el marketing para funcionar en el siglo XXI debe ser multisensorial.

Ahora que sabes la importancia que tiene la música en tu estrategia de comunicación aprende a integrarla con el resto de los elementos de tus anuncios de radio en esta entrada de La Academia:

¿Te ha parecido útil? ¿Recuerdas más canciones que te recuerden a otras empresas? Cuéntanoslo todo en comentarios.

¡Y no te olvides de compartirnos para que podamos llegar a más gente!