En los anuncios en radio hay distintos elementos que debemos combinar para realizar una publicidad realmente eficaz: la voz, la música, los efectos sonoros, el silencio y el guión.

  • La voz: el elemento básico a partir del que parte el audio y de la que depende mucho el valor del mensaje. Piensa qué tipo de voz expresa mejor tu mensaje, una voz experimentada, alegre o incluso niños.
  • La música: Tanto si escogemos una música de fondo como si creamos nuestra propia sintonía, la mezcla de la voz y la música poseen una gran fuerza de identificación y expresa ideas o sentimientos que únicamente con la voz no sería posible expresar.
  • Los efectos sonoros: Nos ayudan a construir infinitas situaciones, características del producto, ambientes… El trago de una cerveza, aplausos y gritos en un concierto, el galopar de un caballo, las olas del mar… Con ellos se dará mayor credibilidad y realismo a nuestro mensaje.
  • El silencio: Muchas veces un audio excesivamente optimista y con exclamaciones puede agotar al consumidor.
  • El guión: el mensaje que mediante el uso de la palabra debe describir la acción. Debe ser capaz de crear una imagen clara en la mente del consumidor, mediante el uso únicamente de la palabra, ya que no cuenta con la imagen como otros medios de comunicación.

Podemos comprobar la eficacia de los efectos sonoros con ejemplos como el del anuncio que Ogilvy hizo para una marca de café con el sonido de fondo del café filtrándose, en el que el oyente tiene una reacción positiva asociando el sonido al recuerdo del café (su olor, sabor, calor…) como si fuera el conocido perro de Paulov. Fue tan eficaz que se mantuvo durante cinco años.

Un ejemplo más actual es el de los vinos Protos, que llevan casi 1 año utilizando los efectos sonoros de un corcho de botella al abrirse y el choque de unas copas.

Anuncio Protos Verdejo (Play en la cabecera)

Pero si una de las grandes ventajas de la publicidad en radio es que los oyentes de verdad se sienten parte de la programación gracias a la estimulación de su imaginación y los efectos sonoros potencian en gran medida esta imaginación, ¿por qué solo un 20% de las inserciones publicitarias las incorporan?

Esto se debe en gran medida al desconocimiento que se tiene generalmente de los elementos que componen el mensaje en la publicidad en radio. Por eso debemos conocer todas las particularidades de este elemento para poder usarlo correctamente, ya que tiene un gran poder comunicativo por sí solo por el valor simbólico que le añade al mensaje, ya que despierta emociones en el oyente y ayuda a tu storytelling.


Tipos de efectos sonoros

Existen dos tipos de efectos sonoros, los efectos ambientales y los efectos de acción:

  • Efectos ambientales: son los que ayudan a colocarnos en un ambiente determinado, ayudando a describir un lugar y situación determinada y que ayudan a dar credibilidad al mensaje y a potenciar la imaginación del oyente. Por ejemplo, si quieres hablar del mar debes añadir el sonido de las olas del mar y las gaviotas, o si queremos situarnos en un concierto añadirás a gente riendo o coreando.
  • Efectos de acción: son los que por sí solos desempeñan una función narrativa para explicar una situación, como el timbre en una puerta, el sonido de un coche al arrancar, el líquido al caer en un vaso o una respiración dificultosa que indique que alguien está haciendo ejercicio.

Por último, ten en cuenta que no por más efectos que pongamos mejor será nuestro audio. Debemos realizar un buen equilibrio entre todos los elementos, si nos pasamos con alguno se notará que es falso y crearemos una reacción contraria. Como si de una receta se tratara no por más especias la comida quedará mejor y si nos quedamos cortos nos quedará insípido.

Si quieres realizar tus propios anuncios de radio y comenzar a sonar en una semana en radio, resuelve todas tus dudas con nuestra Academia.